Datos personales

Mi foto
Manhattan , New York, United States
A diferencia de otros blogs, aquí raramente se encuentran trabajos concluidos. En su mayoría están en un lento pero constante proceso de construcción, pues es intención mía la de ir intercambiando con los posibles lectores diversos puntos de vista a los efectos de ir construyendo los trabajos con una dialéctica progresiva. El tiempo dirá sobre la efectividad de este método.

sábado, 29 de agosto de 2015

Los fines de la Masoneria, a la Memoria de un Notable Maestro Masón.

   

     Hace ya varios años que, por intermedio de los Hermanos Victor Guerra y Joaquim Villalta, me fue dado conocer virtualmente al Muy Querido Hermano Saúl Apolinaire, inolvidable Maestro Masón que hace poco más de un año decora el Oriente Eterno. Su desinteresado afán por el estudio serio y metódico de los fundamentos históricos, filosóficos y rituálicos de la francmasonería era tan grande como su modestia, austeridad y generosidad. De esta última virtud puedo dar fe personalmente, puesto que promediando el año 2012 tuve el enorme placer de encontrarme con una encomienda dirigida hacia mi persona que contenía debidamente fotocopiados y encuadernados el "Manual de los Masones Libres de los Tres Grados Simbólicos Rito Escoces Antiguo y Aceptado", en su Edición Oficial de 1874 de la Gran Secretaría General de la Orden (Buenos Aires), y la "Historia, Apuntes, Fines y Objeto de la Masonería", obra póstuma del Querido Hermano Salvador Ingenieros, publicado en 1929 pero cuya fecha de redacción data de 1905 según nos informa el anónimo editor. 

     En la contracara de una de las páginas primeras de esta última obra se encuentra, a modo de epígrafe, el siguiente mandato:

"Enseñad, propagad la Francmasonería y habeis hecho por la humanidad más que el conjunto de todos los legisladores" - Desetangs


     Releo el mandato, pero ciertamente no creo que mis fuerzas tengan tan altos alcances, por lo que lo que sigue solo vale como un modesto homenaje a la Memoria de mi Querido Hermano Saúl Apolinaire, autor del Blog "LA IMPRENTA DE BENJAMIN", quien tuvo por la Orden Francmasónica un compromiso tan grande como coherencia con sus principios y enseñanzas. 

     En este orden de ideas, juzgo oportuno transcribir un manuscrito del Hermano Salvador Ingenieros en donde se detalla el "Objeto de la Masonería", manuscrito que se acompaña escaneado de las fotocopias que generosamente me brindara el Querido Hermano Apolinaire.





Objeto de la Masonería

     Es la Masonería una institución universal cuyos orígenes remontan á las primeros siglos, pues antes de que naciera Cristo existía, llamándose sus miembros Esenios.
Desde esa época, a pesar de las persecuciones de los déspotas y de los tiranos, ha vivido en la sombra y en el misterio conspirando siempre por la libertad de los pueblos.

     Para ella no hay Argentinos, Franceses, Ingleses, Italianos, Chinos, Rusos, Persianos; para ella hay hombres. Para ella no hay Católicos, Israelitas, Ateos, Cristianos, Escépticos; para ella hay hombres. Para ella no hay Conservadores, Realistas, Republicanos, Socialistas, Progresistas, Anarquistas; para ella hay hombres. Abraza á todos en un mismo afecto y dá a todos el mismo beso fraternal, porque su bandera tiene un tema tan nombre como generoso: "Libertad, Igualdad, Fraternidad."

     La Mas.·. considera á todos como hermanos, ricos y pobres, nobles y plebeyos. Está por encima de todas las luchas de partidos, por encima de todas las creencias religiosas; quiere  solamente: honradez de principios, virtud ejemplar, corazones generosos, sentimientos nobles y mentes en las cuales predomine la razón.

     Aborrece y manda aborrecer el vicio bajo cualquier aspecto; aborrece y detesta las supersticiones, al perjuicio y el error contra los cuales lucha. Su única meta es el buen del pueblo procurado con el trabajo constante y ordenado, y con la propaganda velante y privada de represalias que á nada conducen.

     Conspiró cuando el despotismo y la ignorancia eran amos del mundo: ahora vigila el progreso para que, victorioso sobre las ruinas de las coronas y de las tiaras, no se detenga en su camino.

     Tiene muchos enemigos: la concordia y la estrecha unión de los HHer.·. no bastan para romper sus filas; se necesita la completa emancipación del pensamiento y la conciencia de las supersticiones y perjuicios del mundo profano.

     Obtenido esto, los enemigos de la verdad caerán en el lodo para no levantase más, y la Mas.·. habrá obtenido su objeto.

.·.

     La Masonería es sobre todo una institución filantrópica, y tiene coo principal objeto el aliviar las miserias de la humanidad que sufre.

     Desde su fundación ha dado ejemplo al mundo entero de que la caridad es un precepto que nunca debe olvidarse y practicando en gran escala la beneficencia, ha conseguido mitigar los terribles efectos de la miseria y de la probreza.

     Por ésto es obligatorio al final de los trabajos pasar un tronco de beneficencia, cuyo producto se destina para socorrer a los indigentes y a los desheredados por la fortuna.

     El Mas.·. tiene el deber de socorrer á sus HHer.·. cuando estos lo requieran y siempre debe estar dispuesto moral y materialmente á prestarle su ayuda en mayor ó menor grado según sus fuerzas.
Nunca deberá negar lo que sus fuerzas le permiten dar; y allí le tenéis fundando asilos para los huérfanos, escuelas para los niños é institutos de beneficencia, en los cuales recibe siempre la bendición de sus semejantes como única recompensa de sus esfuerzos.

.·.

     El rol social de la Masonería se halla bien definido en su lema:

Libertad, Igualdad, Fraternidad.

  Sostenemos la Libertad y con esto queremos significar que nosotros luchamos para que desaparezcan de la faz de la tierra déspotas y tiranos; para que no exista una casta dominadora y una casta dominada; para que, en fin, todos los hombres se hallen libres de obrar y pensar como mejor les parezca y todos sean iguales ante la ley y ante la sociedad.

     La Igualdad es el segundo de nuestros principios: No deben subsistir esas distinciones de nobles y plebeyos, de aristócratas y demócratas; todos deben ser igual, gozar de los mismos derechos, tener los mismos privilegios y cumplir con los mismos deberes.

     La Fraternidad nos indica que debemos amarnos mutuamente, protejer al desgraciado y buscar en la igualdad ese amor que bien ha sido designado con el título de Fraternidad.

.·.