Datos personales

Mi foto
Manhattan , New York, United States
A diferencia de otros blogs, aquí raramente se encuentran trabajos concluidos. En su mayoría están en un lento pero constante proceso de construcción, pues es intención mía la de ir intercambiando con los posibles lectores diversos puntos de vista a los efectos de ir construyendo los trabajos con una dialéctica progresiva. El tiempo dirá sobre la efectividad de este método.

sábado, 17 de septiembre de 2011


Sobre miasmas e infidelidades aquende los mares.


Perteneciendo a una Logia Americana, más precisamente de Mendoza, Argentina, me gustaría mucho que los autores del blog Apuntes del Rito Francés se sirvieran aclarar la expresión “miasmas de fama allende los mares.”

Ciertamente en mis tierras, la masonería estuvo a punto de extinguirse de no haber sido por generaciones jóvenes que a principios de los años noventa del siglo pasado resucitaron tan noble institución. Y ciertamente lo hicieron con gran empeño y con los pobres medios con los que contaban, entre los que no se encontraban algunas contribuciones europeas, que confundiendo secreto con pereza y elitismo, nunca desarrollaron corpus docentes que llegaran fraternalmente a todo el orbe.

Entre los aportes de estas generaciones nuevas está el habernos librados de una masonería dogmática e imperialista que poco difería de cualquier clericalismo religioso, con “nihil obstat”, “imprimatur”, cuando no “excomuniones” por doquier a quienes pensaban distinto. Una masonería así debía combatirse.

Y de repente ciertas incursiones francesas por estas tierras parecían dar un espaldarazo a esta lucha para liberarse de estos dogmatismos y fanatismos. El Rito Moderno apareció así como un desafío para las nuevas obediencias, por su riqueza histórica y simplicidad simbólica, su laicismo y congruencia republicana.

Pero teníamos el serio obstáculo de que la bibliografía existente era asaz escasa y de calidad extremadamente dudosa. Brasil apareció como el país en donde este rito se había trabajado con más seriedad, así como Uruguay. Pero de Europa no se tenían noticias. El poco material existente era viejo, poco confiable y con incongruencias tan grandes que todo hacía sospechar que era un cocoliche de ocasión.

Ni qué hablar sobre la historia y filosofía de los altos grados, cuya producción intelectual parecía haberse detenido en Francia poco después de los debates sobre el G.`.A.`.D.`.U.`.

Si a eso le sumamos la distribución sospechosamente generosa de cartas patentes por Latinoamérica y las muy desafortunadas proclamaciones de propiedad sobre el rito moderno basadas en argumentos chauvinistas, poco serios e imperialistas, la “fama” francesa ciertamente parecía en jaque.

Los únicos que aportaron coherencia y dedicación intelectual honesta a la materia fueron unos pocos europeos, entre ellos los fundadores del Círculo de Estudios del Rito Francés Roëttiers de Montaleau, y muchos americanos que decidieron encarar el estudio del rito moderno de un modo serio, sistemático y riguroso. Y a esa disciplina le sumaron la fraternal dignidad de hacerlo asequible a todo el orbe.

Además, su realismo hizo que comprendieran bien los verdaderos secretos de la orden, cuyo más fuerte misterio es el estudio. Difícilmente alguien pudiera hacerse una idea de los secretos de la masonería leyendo sus rituales. La verdadera esencia de la masonería es secreta y su camino es el estudio, lo demás es literatura para cándidos, supersticiosos y viejas beatas.



Tratar de asustar con circulares de cuando la imprenta empezaba a estirar sus piernas es no comprender el espíritu de los tiempos.

Si los que con gran esfuerzo sostenemos a la orden masónica en América despertamos miasmas para algunos hermanos europeos, no puedo más que lamentarlo por un breve rato. Tengo mucho trabajo por hacer y de la mano de otros hermanos europeos más comprometidos y serios. La masonería y sus ritos no son propiedad de nadie, sino la sabia labor de generaciones y generaciones de mentes en continua dialéctica progresista. Los anacronismos sólo pasan a formar parte del inventario de sombras, junto a exabruptos tan lamentables como la poco feliz expresión vertida en un blog que no contribuye con nada más que la continua descalificación, amparándose en una supuesta discreción que no usa más que con fines espurios. No es de hombres de bien usar el anonimato para cometer tropelías de este tamaño.

Pero están a tiempo, y una rectificación indicaría que la hombría de bien y la fraternidad se han sobrepuesto a un error de momento. Aquende los mares, les tiendo una mano fraternal si así sucede.


4 comentarios:

  1. Soy "sudaca" a mucha honrra!!!

    Transcribiré algo que puse en el fb de Victor Guerra, sobre el link que habla de las "miasmas":

    "Lo que pasa es q como nos creemos seres divinos (estamos divinizados por la ilusión), algunos piensan que pueden venir a decir lo q les da la gana porq existe libertad de expresión o de pensamiento, pero se olvidan q el límite de la libertad es el respeto al derecho ajeno.... y como nuestra justicia se escapa de la profana. Estos se merecen q se les meta un juicio penal por degradación, insulto, y afectación a la moral, además de xenofobia, a ver si les vuelve a quedar ganas de continuar escribiendo pestes".

    Por qué estos Hermanos son así? Al respecto 2 cosas:

    Primero, una falta de identidad con el género humano por un lago, y por otro una falta de identidad con su suelo natal pues "están fanatizados por su afrancesamiento"

    La segunda explicación la encontrarás aquí:

    http://yumagisterium.blogspot.com/2011/09/masoneria-y-politica-2-la-institucion.html

    A lo cual añadiré una nota aclaratoria transcrita de mi fb:

    Pilar: ‎"La masonería no es una escuela de Valores,tan solo potencializa las que tienes" Esta frase supongo que significa que todo el mundo tiene valores, y lo que se necesita es potenciarlos? ¿pero no es cierto también que existen personas que no tienen valores ni ganas de tenerlos? ¿la escuela de la que hablas sólo admitiría a los primeros?

    Olga: No Pilar lo que sucede es q a la institución entra de todo, incluso personas sin valores y ella potencializa lo mejor de tí si tienes valores, pero si no los tienes, potencializa los defectos... Esa es la razón por la cual vemos comportamientos contradictorios entre nosostros.

    Espero q con estas reflexiones nos vayamos respetando ;)

    ResponderEliminar
  2. Q.·. H.·.:

    Ya va siendo hora de denunciar estas actitudes europeocéntrico-coloniales donde los Señoritos sienten invadidos sus feudos habitados por los pobrecitos indígenas de taparrabos que deben suplicar sus reconocimientos y hacer genuflexionarse para pedir las migajas del todopoderoso y omnipresente Cuerpo Blanco, que reparte bendiciones o excomuniones Urbi et Orbi.
    Estos analfabetos ético-masónicos, además de insultar a la inteligencia trans-oceánica, pretenden por pura envidia manchar la poca o mucha labor que otros "traidores" hemos realizado no por lucro o vanidad, sino por amor y auto-esclarecimiento, única y gran recompensa recibida pagada con creces con el trato fraternal de HH/nas.·. Latinoamericanos que son ejemplo a seguir, no sólo dentro de la Orden, sino en la vida misma. Vergüenza les tendría que dar ... pero no tienen ni vergüenza, ni nivel ni huevos para dar la cara.

    He dicho.

    Joaquim Villalta

    ResponderEliminar
  3. Tengo como muy acertadas tus palabras Q.`. H.`. Olga. Siempre he mirado con mucha sospecha la admisión a la orden como una iniciación en donde se opera una conversión mística a lo San Pablo, y a las pruebas me remito, que veo que son comunes en todos lados.
    Q.`. H.`. Joaquim, nunca quise utilizar este blog sino con fines de investigación, pero ciertamente no se qué imagen se figurarán de América aquellos que sólo nos conocen por documentales hechos por ellos mismos. Creo que la falsa idea de sentirse portadores de una tradiciòn y linaje puramente imaginario hace que algunas mentes se sientan portadores de un mesianismo excento de autocríticas. Si a eso le sumamos una agresión de esta magnitud, bueno, la tolerancia también tiene sus límites. Supongo que escudarse bajo el anonimato y la patota no es muy conteste con los valores masónicos. Aureliano es un personaje de un cuento de Borges llamado "los teólogos" que vio en si mismo las faltas que tanto criticaba a su teólogo adversario. Cuando uno aprende esas cosas se da cuenta que los anatemas no son cosa de hombres libres y de buenas costumbres. Quizá a estos muchachos debiera enviarles una copia de ese cuento. Por lo pronto, a seguir trabajando, sin prisa pero sin pausa, como dicen. Abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  4. Yo también pretendía utilizar al mío con fines de investigación, pero el hacer un poco de opinión de vez en cuando también es darle un buen uso mi Q.H. ;)

    Te envio mi TAF

    ResponderEliminar